Bienvenido a Nuestro Blog

Estudios Bíblicos – ME SIENTO CULPABLE 1

Estudios Bíblicos - ME SIENTO CULPABLE 1

Veamos 3 aspectos relacionados con la Culpa.

1. Las Culpas Reales.

La culpa real es el resultado del pecado cometido. El pecado siempre produce culpa. Donde hay pecado, hay culpa. Siempre es así. ¿Por qué? Porque todo pecado, cualquiera que sea (aunque te parezca muy inocente) es rebeldía contra Dios. Es hacer lo que vos querés sin importarte Su voluntad (Salmo 51:3-4). Y toda rebeldía nos separa del amor de Dios. Esta separación de nuestra relación con Él, nos produce culpa.

El pecado es algo real y la culpa que sentimos cuando pecamos también es real. No solo hay algo interiormente que te acusa (tu conciencia), sino que además te produce vergüenza. Sabés que no deberías haber hecho lo que hiciste, o no haber dicho lo que dijiste, pero ya es tarde. Empezás a sentir los efectos del pecado: Culpa, remordimiento, vergüenza, miedo, etc.

¿Qué hacés cuando te sentís culpable por haber pecado?

  • Estar solo.
  • Culpar a otros.
  • Tratar de olvidarlo.
  • Enojarte con todos.
  • Llorar y lamentarte.
  • Escuchar música, ver TV, dormir, etc.
  • Tomar, apretar, fumar, etc.
  • Justificar tu pecado.
  • Engañarte pensando que nada paso y todo está bien.

Mira algunos personajes bíblicos que experimentaron culpa por causa de sus pecados:

  • Adán y Eva (Génesis 3:6 y 7).
  • David (2º Samuel 24:10).
  • Pedro (Mateo 26:74 y 75).
  • Judas (Mateo 27:3 al 5).

Cuando pecamos, ese pecado bien real, produce culpa real. Siempre es así. Es una culpa verdadera que interiormente te molesta, te incomoda, te fastidia. Es necesario que tomés esto muy en serio y hagás algo al respecto.

¿Qué Puedo Hacer? Recordá la solución que vimos en el tema PEQUE.

2. Las Culpas Mentirosas.

¡Cuidado! Hay culpas mentirosas, imaginarias, falsas; buscando víctimas para manipular, angustiar y deprimir. ¡No te las creas! Son mentirosas porque, sin que hayas pecado (o después de haber confesado tu pecado), continuás sintiéndote culpable. Son ideas o sentimientos mentirosos, falsos, que provienen de Satanás para dominarte, controlarte y deprimirte. Son ideas mentirosas que él introdujo en tu mente para derrotarte y pisotearte.

Satanás NO PUEDE meterse dentro tuyo, porque en vos esta la gloriosa y magnífica vida de Jesús, pero SI PUEDE (y lo hace) meter ideas mentirosas en tu mente, para hacerte sentir mal y atarte a una mentira. ¡No se lo permitas!

Algunas de sus mentiras, para producirte culpas falsas son:

  • Recordarte pecados pasados que ya fueron perdonados por Jesús.
  • Recordarte cosas de tu pasado. (El día que te alejaste de Dios, o cuando tomaste decisiones equivocadas. Cuando dedicaste más tiempo a otras cosas que a buscar su comunión, cuando le servías para recibir reconocimiento y no para honrarle).
  • Hacerte sentir que la separación de tus padres fue por algo que vos hiciste.
  • Hacerte sentir que Dios nunca perdonará tu pecado.
  • Hacerte sentir que Dios nunca podrá olvidar los errores de tu pasado.
  • Cuando alguien muere y sentís que no lo trataste como deberías haberlo hecho.
  • Cuando sin razón, ni motivos, te acusan por la muerte de alguien. O sin que te acusen te sentís responsable.
  • Cuando de manera correcta corregiste el error de alguien o lo aconsejaste pero no lo aceptó, se fue enojado y dejó de asistir a tu grupo o a la iglesia. Etc.

Si después de haber confesado tus pecados, te empezás a sentir culpable (y sabés que no volviste a pecar), Satanás te está engañando con una culpa mentirosa. No se lo permitás. No dejés que te bajonee con sus mentiras.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Verdades Que Sanan”

Por Edgardo Tosoni

Lee Me Siento Culpable 2

Lee Me Siento Culpable 3



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner