Bienvenido a Nuestro Blog

Estudios Bíblicos – JUGAMOS AL ESCONDITE? 1

Estudios Bíblicos - JUGAMOS AL ESCONDITE? 1

El Mito del Cuerpo Robado

La Biblia misma contiene la primera mención del mito del cuerpo robado. Después de la resurrección, algunos de los soldados que habían estado como guardias en la tumba fueron con el sumo sacerdote y contaron lo que había sucedido. Léelo en Mateo 28.12-15.

A pesar del hecho de que el Nuevo Testamento mismo relata el origen del mito del cuerpo robado, mucha gente hoy en día todavía se imagina que los discípulos jugaron al escondite con el cuerpo de Jesús.

Sin embargo, muchos factores hacen que esta sea una historia imposible de creer. Por ejemplo, la piedra con la que fue sellada la tumba de Jesús después de haber sido sepultado, no es la clase de piedra que la gente lanza sobre la superficie del agua. De acuerdo con la información textual y los cálculos de dos profesores de ingeniería del Tecnológico de Georgia, bien pudo haber sido una piedra circular de cinco pies de diámetro que pesaba alrededor de dos toneladas. Cuando la tumba estuvo preparada, un equipo de trabajadores probablemente puso la piedra en su lugar con una cuña que evitaba rodara por la zanja que estaba justamente en frente de la tumba. Cuando

Jesús fue sepultado, se retiró la cuña y la gravedad hizo el resto del trabajo, sellando la tumba de manera tal que sólo podría ser abierta con un equipo de varios hombres muy fuertes y haciendo mucho ruido. Es por eso que las mujeres, en su camino a la tumba, se preguntaron: «… ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro?» (Marcos 16.3).

Más aún, los principales sacerdotes actuaron para prevenir que el cuerpo fuera robado pidiendo a Pilato, el gobernador romano, un destacamento de soldados para cuidar la tumba. Una unidad de guardia se componía de una fuerza de seguridad de entre catorce y dieciséis hombres. Cada hombre estaba entrenado para proteger seis pies de terreno. Diez y seis hombres fueron colocados en una formación cuadrada, con cuatro soldados a cada lado. Se esperaba que ellos pudieran proteger treinta y seis yardas contra un batallón completo sin tener problemas.

Por lo general, cuatro hombres eran ubicados exactamente en frente de lo que se iba a proteger. Los otros doce dormían en semicírculo enfrente de ellos con las cabezas apuntando hacia el objeto que se protegía. Para robar lo que estos guardias estaban protegiendo, los ladrones hubieran tenido primero que caminar sobre los que estaban dormidos (a la clara vista, por supuesto, de los que estaban despiertos). Cada cuatro horas una nueva unidad de cuatro era despertada y los que vigilaban tomaban su turno para dormir. Hacían esta rotación continuamente. Estos hombres no eran amables guías de turistas. Eran máquinas de guerra muy peligrosas.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “No Dejes Tu Cerebro en la Puerta”

Por J. McDowell y B. Hostetler

Lee ¿Jugamos al Escondite? 2



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner