Bienvenido a Nuestro Blog

Estudios Bíblicos – 14 VERDADES SOBRE NUESTRA IDENTIDAD 1

Estudios Bíblicos - 14 VERDADES SOBRE NUESTRA IDENTIDAD 1

Es muy importante SABER QUIEN SOY. Porque si se quién soy, sé a dónde voy y sé con quién voy.

Si no sé quién soy, no sé a dónde voy. El futuro desconocido me produce miedo, inseguridades y angustias. No conozco mi destino. Y no entiendo por qué me pasan las cosas que me pasan. Pero si sé quién soy, los temores y las inseguridades comienzan a desaparecer porque sé a dónde voy.

Si no sé quién soy, no sé con quién voy. Todos me arrastran. Todos me ofrecen cosas y no sé a quiénes decirles que sí y a quiénes decirles que no. No sé a quién seguir y a quién escuchar. No sé a quién imitar y en quién fijarme. Pero si sé quién soy, sé con quién voy, a quién escuchar y a quién imitar. Lo más importante es SER. Es SABER quién soy.

1. Sé Quién Soy.

A. Soy un hijo CONOCIDO POR DIOS. (Romanos 8:29).

¿Me conocerá Dios a mí? ¿Se acordará de que existo? ¡Sí! ¡Sí! y ¡Sí!

¿Antes de qué te conoció? (Efesios 1:4). Aún no habías nacido y él ya te conocía. El sabía que ibas a existir, cómo te ibas a llamar, cómo iba a ser tu cuerpo y cómo sería tu carácter

“Gracias señor porque me conociste y me conocés, porque sabés que existo”

B. Soy un hijo ESCOGIDO POR DIOS. (Efesios 1:4).

Me escogió a mí. Me eligió  ¿Por qué? No lo sé. Sólo se nos dice que lo hizo “según el puro afecto de su voluntad” (vs. 5). Se le dio la gana elegirte. Así de simple. Por lo tanto, nunca te digas: “No sé para qué nací”, o “No tengo suerte en la vida”.

-Señor, ¡me  elegiste a mí! No sé por qué, pero me elegiste.

-Porque quise tener un hijo como vos. Si hubiera querido tener un hijo distinto hubiera elegido a otro. Pero quise que fueras vos, así como sos.

-Gracias papá. ¡Te amo!

C. Soy un hijo DESEADO POR DIOS. (Efesios 1:5).

Hay hijos que nacen sin ser deseados por sus padres. Otros son anhelados y buscados. Te hayan deseado o no te hayan deseado tus padres, vos naciste porque Dios te conoce, te escogió y te DESEA.

Proclamá esta verdad: “No soy un error, ni un accidente. Soy un hijo deseado por Dios. Nací porque él tuvo el deseo de que así fuera. Nací con un propósito”.

D. Soy un hijo AMADO POR DIOS. (Jeremías 31:3, 1º Juan 3:1).

“Nadie  me quiere”, “No valgo para nadie”, “Nunca voy a encontrar un amor verdadero”, etc. ¡Mentiras! ¡Mentiras de Satanás! El Señor nos ama.

Mirá cómo es su amor hacia ti en 1º Corintios 13:4-8. No necesitamos sentirnos infelices porque nuestros padres no nos quieran, o no nos expresen un gran amor, aunque esto sea doloroso. Dios me ama. Me amó y me amará siempre, así, tal como soy. ¡Alaba al Señor por su amor!

E. Soy un hijo ACEPTADO POR DIOS. (Efesios 1:6).

A causa de nuestro pecado nacimos rechazados y condenados por Dios. Pero él nos amó tanto que se hizo hombre en Jesucristo para salvarnos, perdonarnos y aceptarnos nuevamente. Cuando nos arrepentimos y creímos en Jesús fuimos nuevamente aceptados por Dios.

Satanás envía sus mentiras para interponerse entre vos y el Señor. Dios envía su verdad para hacerte libre. Para que puedas decir: “Gracias Papá por tu amor. Gracias por aceptarme así como soy. Me siento aceptado por vos”.

F. Soy un hijo REDIMIDO POR DIOS. (Isaías 43:1, Efesios 1:7, Ap.5:9).

Redimido quiere decir RESCATADO. Estábamos esclavizados por el pecado y por Satanás. Decías que eras libre y que hacías la tuya, pero en realidad eras esclavo y obedecías los deseos destructivos del maligno. Pero creíste en la salvación de Jesús y le recibiste y Él te redimió y te hizo verdaderamente libre. Libre para decidir por vos mismo, libre para rechazar el pecado, libre para buscar la voluntad de Dios, libre para amarlo.

“¡Te alabo Señor, porque soy redimido. Me hiciste libre. Soy libre por tu sangre!”

G. Soy un hijo CREADO POR DIOS. (Salmo 139: 13-18, Jeremías 1:5).

¿Quién diseñó mi cuerpo y me hizo tal como soy?

A todos nos parece que nuestro cuerpo necesita algunos retoques y cambios. Te comparas con otros cuerpos y le encontrás al tuyo un montón de defectos y detalles desagradables. Y si bien nuestro cuerpo es muy importante, más importante es saber que Dios nos creó así ¡y que Él no se equivocó con lo que hizo! Dios es mi creador, mi formador. Yo soy su creación.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Verdades Que Sanan”

Por Edgardo Tosoni

Lee 14 Verdades Sobre Nuestra Identidad 2

Lee 14 Verdades Sobre Nuestra Identidad 3



2 Comentarios para Estudios Bíblicos – 14 VERDADES SOBRE NUESTRA IDENTIDAD 1

  1. albero amarilla

    es iportante saber quien soy!!! por que si no fuera asi , nunca sabria para que fui creado. mi identidad me da el destino

    • Edgardo

      Hola Alberto. ¡¡Bienvenido!! Exactamente, nuestra identidad nos da destino y propósito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner