Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – Y TÚ… ¿QUIÉN ERES? 2

Devocional - Y TÚ... ¿QUIÉN ERES? 2

Pasaje Clave: Juan 7:25-52

“¡DE DÓNDE SABES TANTO!” 2
La presencia de Jesús hablando púbicamente en el Templo durante la fiesta, provocó un verdadero revuelo.
¿Qué decían acerca de él? (vs.25-27).
Había muchísimas dudas entre la gente. “¿Es el Cristo?” “Y si es así ¿lo habrán reconocido los gobernantes?” “Pero a éste lo buscan para matarlo”. “Nadie sabe de dónde será el Cristo, pero éste nació en Belén y se crió en Galilea”.
Me gusta la actitud de Jesús. No pierde el tiempo dando explicaciones ni respondiendo rumores. Que digan lo que quieran. Él sabe perfectamente bien quién es, de dónde viene, cuál es su propósito y hacia dónde va.
Jesús tenía completamente claro estos tres conceptos: Identidad. Propósito. Destino.

¿Sabes quién eres? No me refiero a lo que dice tu DNI, ni a lo que tus padres o amigos dicen de ti, ni siquiera a lo que tu mismo piensas de ti. Me refiero a si sabes quién eres para Dios. Lo que él dice de ti, lo que  opina y habla de ti.
¿Cómo puedes saberlo? Lee la Palabra y allí descubrirás tu verdadera identidad.

¿Sabes cuál es tu propósito en la vida? Tal vez aún no lo tengas muy claro, pero pídele a Dios que comience a enseñártelo. Cuando descubras “para qué” vives dejarás de perder tiempo en lo que te enferma y en lo que te lastima. Dejarás de estar metido en la vida de otros (controlándolos, averiguando en qué andan, qué hacen), porque estarás enfocado en tu propósito, en lograr tu propio sueño, en escribir tu propia historia.

¿Sabes cuál es tu destino final? No, no, no. No hablo de esa película malísima. Hablo de tu destino real. ¿Caminas hacia el cielo o vas para otro lado? ¿Tienes esperanza y vives tranquilo porque sabes que estas en las manos de Jesús y nada ni nadie podrá separarte de su amor, o vives con miedo a la muerte?
Identidad. Propósito. Destino. Comienza a definirlos en tu propia vida.

Las palabras de Jesús provocaron respuestas completamente opuestas en la multitud que lo escuchaba, ¿cuáles fueron esas respuestas? (vs.30-32).
Y tu, ¿qué haría con Jesús? ¿Lo matarías o creerías en él? ¿Por qué?

Jesús vuelve a hablar y su respuesta los descoloca completamente. Mira lo que les dice y las dudas que les genera a los fariseos: vs.33-36.

“SI TIENES SED, VEN Y BEBE”
Recuerda que dijimos ayer que en la fiesta de los tabernáculos los sacerdotes traían todos los días agua del estanque de Siloé y la echaban sobre el altar del Templo.
Jesús utiliza esa imagen para soltar una revelación poderosa. ¿Qué invitación le hace a sus oyentes y qué da a entender de sí mismo? (vs.37-39).
¡Muy bien! ¡Excelente! Es como si Jesús les estuviera diciendo: “Soy el agua que necesitas para saciar completamente la sed de tu corazón. Bebe de mí, cree en mí, y dentro tuyo comenzará a correr el río del Espíritu Santo”.
Si crees en Jesús y cada día te relacionas con él, lo amas y decides obedecerle, el Espíritu Santo será como un río poderoso de amor, paz, gozo, poder, libertad, disfrute y expectativas nuevas dentro tuyo. No volverás a sentir “sed”, a sentirte vacío o mal contigo mismo porque Dios proveerá todo lo que tu corazón necesita.

Nuevamente las palabras de Jesús provocaron una serie de reacciones encontradas en la gente.
¿Qué opinaban acerca de Jesús y de sus palabras? (vs.40-46).
Es imposible permanecer indiferente ante Jesús. Lo amas o lo odias, lo aceptas o lo rechazas, crees en él o lo ignoras, lo oyes o te haces el distraído, pero nunca permanecerás indiferente a él.
De hecho, ahora mismo estás tomando una decisión, estas a favor o en contra, quieres saber más de él o te sientes tremendamente aburrido, quieres estar con él y obedecerle o prefieres alejarte y hacer lo que tu quieres.

Por otro lado es interesante la actitud descalificadora de los fariseos. Presta atención a sus palabras: vs.47-49, 52.
¡Estos tipos eran expertos descalificadores! Con sus palabras no solo descalificaban y despreciaban a Jesús sino también a todos los que decidían creer en él.
Cuando desprecien tu fe en Jesús, cuando descalifiquen tu vida espiritual, ignóralos. Ni siquiera pierdas el tiempo “sintiéndote herido”, simplemente ignóralos. Dentro tuyo corre un río poderoso que nadie puede detener.

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Juan”

Por Edgardo Tosoni

Descárgatelo GRATIS haciendo CLICK AQUÍ.



2 Comentarios para Devocional – Y TÚ… ¿QUIÉN ERES? 2

  1. Maria Amad

    Hola buen di es que yo mande un e-mail como tu dijiste para los evangelio hace un par de meses y aun no han llegado y realmente estoy muy interesada en tenerlos y me gustaría también tener el de Juan
    Gracias.

    • Edgardo

      Hola María Amad. ¡¡Bienvenida!! Acabo de enviártelos. Bendiciones!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner