Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – UNA ESPERA QUE DESESPERA

Devocional - UNA ESPERA QUE DESESPERA

Pasaje Clave: Rut 4:1-5.

¡¡QUÉ NERVIOSSS!! LA ESPERA ME ESTÁ MATANDOOOO!!!
Te aseguro que así se sentían Rut y Noemí mientras esperaban que la reunión de los parientes redentores finalice. Porque en esa reunión se decidiría el destino de Rut y de quién sería esposa.

¿En dónde tiene lugar la reunión de los parientes redentores? (vs.1)
“¿Y por qué en la puerta del pueblo?”
Porque en los pueblos de aquella época, la puerta principal era el centro de la actividad comercial. Nadie podía entrar ni salir sin pasar por esa puerta. Los “micro emprendedores” y los mercaderes establecían sus tiendas temporales junto a la puerta principal. Y allí también se reunían los funcionarios de la ciudad para negociar.

Cuando el “otro” pariente cercano (más cercano que Booz y con derecho a reclamar todo lo que era de Noemí) llegó, ¿qué hace Booz? (vs.2)
Ellos serían los testigos, frente a todo el pueblo, de lo que se decidiera en esa crucial reunión.

¿Qué le plantea Booz al otro pariente cercano? (vs.3-4)
Ya dijimos que Booz es un tipo íntegro. La quiere a Rut, desea hacerla su esposa. La moabita le robó completamente el corazón y lo hizo sentirse “joven” otra vez. Su sonrisa, su mirada, su vivacidad… ¡woooww! ¡Qué bella mujer! Quisiera ¡ya! ir a pedir su mano y proponerle matrimonio, pero…
Pero hay otro más cercano que él…
Hay otro “metido” legalmente en el medio…
Y hay una ley que cumplir…
No importa lo que Booz desee, lo que él quiera, lo que su corazón sienta por Rut. No importa cuánto la ame… Ya no depende de él. La decisión ya no es suya… es de alguien más. ¡Y solo un milagro puede hacer que esta historia termine bien para ambos!

¿Qué le responde el pariente más cercano a Booz? (vs.4)
“Muy bien, yo la redimo”. Los pensamientos se le dispararon a Booz:
¡¡¿Quéééééééé?!! ¿Me estás embromando? ¡¡¿Cómo yo la redimo?!!  Aaaaayyyyy… ¡¡Noo!! ¡¡Nooooooo!! ¡Eso no es justo! Tú ni siquiera la amas.

¡¡ME ACABO DE COMER LA ÚLTIMA UÑA!!
¿Qué estará pasando en la puerta de la ciudad? ¿Por qué demoran tanto?
¡No aguanto más! ¡La ansiedad me está haciendo envejecer 30 años!
¿Habrá podido redimirme Booz? ¿Y si no pudo? ¡No quiero estar con otro hombre! ¡Lo quiero solo a él! Me cautivó el corazón. Me derrito toda cada vez que me mira y me habla. Es tan… tan… tan lindoooooo.
Lo amo… Sé que me ama… ¿Pero será la voluntad de Dios que estemos juntos? Yo ni siquiera soy una empresaria. ¿Tendremos el mismo propósito? ¿Cuál será? ¿Tendrá Booz un escondido “llamado misionero a los moabitas” y por eso se enamoró de mi? No sé qué pensar… ¡Pero no puedo dejar de pensar! La tengo a Noemí encerrada en la pieza desde esta mañana orando… Yo tendría que estar haciendo lo mismo… ¡pero ni siquiera puedo concentrarme para orar! ¿Seré una chica de poca fe por sentirme así?
Y bueh… Si es la voluntad de Dios que yo termine con un hombre bueno a quien no amo y que no me ama, algún propósito habrá, ¿no?
Dicen por mi pueblo, Belén, que el amor es una decisión… Así que, aunque no sienta nada por ese hombre y él no sienta nada por mi, si decido amarlo… ¿lo amaré? ¿En serio no hay que sentir nada y sólo con decidirlo ya está?
No puedo decir todo lo que pienso (porque además de moabita van a pensar que soy una completa incrédula) pero… yo no creo que sea así.  ¿No es más lógico pensar que además de la decisión de amar también tiene que existir el sentimiento del amor? ¿Realmente Dios te cruza en el camino de alguien, por el que no sientes nada, porque él tiene un propósito para tu vida y a fuerza de decisión lo terminas amando? Me resisto a pensar que sea así. ¿No será que Dios une los corazones de las personas para las cuales tiene un propósito aunque ellas ni siquiera lo sepan en ese momento? Creo que sí. Ni idea de cuál es nuestro propósito con Booz. Lo qué sí tengo bien claro es que lo amo, que él me ama y que ambos amamos a Dios.
“Precioso Señor, si realmente tienes un propósito para él y para mi interviene ahora y haz lo que no podemos… cumple en nosotros ese milagro de amor”.

Y EN LA PUERTA DE LA CIUDAD…
¿Qué le explica Booz al pariente más cercano? (vs.5)
El corazón de Booz le iba a explotar en cualquier momento. Aquellos fueron los segundos más largos de toda su vida…
¿Será que tendré que verla con otro tipo aún amándola tanto?
Ok. Si esa es la voluntad de Dios, la aceptaré, porque amarla tanto implica verla feliz… aunque no sea conmigo.
CONTINUARÁ…

Extracto del libro Desafíos para Jóvenes y Adolescentes: Rut.

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Rut”. Haz CLICK AQUÍ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner