Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – UN SEÑOR Y UN CIELO

Devocional - UN SEÑOR Y UN CIELO

Pasaje Clave: Lucas 16.

Jesús les habla ahora directamente a sus discípulos. Pero, ¿quiénes estaban escuchando también? ¿y qué actitud tenían? (vs.14).
No pierdas el tiempo con los burladores. Son pobres personas llenas de sentimientos de inferioridad que necesitan reírse de los demás para sentirse un poquito mejor consigo mismos. Ignóralos. Ni siquiera malgastes tu tiempo discutiendo o peleando con ellos.

UN MAYORDOMO MALO
Jesús les cuenta la parábola del mayordomo infiel (vs.1-8), para enseñarles verdades poderosas:
1. Sé sagaz, astuto (vs.8).
Si los incrédulos (que no conocen al Señor) utilizan toda su astucia para las cosas materiales (ganar dinero, hacer negocios, comprar y vender), tú como un hijo de Dios también tienes que ser astuto en las cosas materiales sin deshonrar a Dios. Una “astucia santa”.

2. Sé fiel en lo poco para que puedas recibir cosas mayores (vs.10-12).
En lo poco que te den, en lo poco que te ofrezcan hacer, servir, o participar, sé fiel. Hazlo con compromiso, con ganas, con dedicación. Cumple, sé responsable. Entonces te ganaras la confianza de los demás para cosas mayores. Pero si en lo poco eres irresponsable, inconstante, quejoso o perezoso, no pretendas ni exijas que te tengan en cuenta para cosas mejores.

3. Decide quién será tu “señor” (vs.13).
¿Dios o la plata? ¿Dios o el sexo? ¿Dios o la iglesia? ¿Dios o la tranza? ¿Dios o tus amigos? ¿Dios o tus pecados? ¿Dios o el mundo? ¿Dios o el trabajo? ¿Dios o el estudio? ¿Dios o el ministerio? ¿Dios o tu familia? ¿Dios o tu pareja? ¿Dios o una religión? ¿Dios o tus propios deseos?
¿Su voluntad o la tuya? ¿Quién será tu “señor”?
¿Qué será lo más importante en tu vida?
¿Qué o a quien amarás con todo tu corazón?
¿Quién ocupará el primer lugar ahora y siempre?
Sólo puede haber uno.

EL RICO Y EL POBRE
¿Cómo describe Jesús al rico? (vs.19).
¿Y qué dice de Lázaro? (vs.20-21).
¿Qué les sucede ambos? (vs.22).
¡Tremenda historia!
El pobre muere y es recibido en el cielo (“el seno de Abraham”), y el rico también muere y es recibido en el Hades (el lugar de los muertos, el infierno) (vs.23-24).
El rico está desesperado, atormentado y quemándose.
Y Jesús continúa su historia… “Acuérdate que durante tu vida te fue muy bien, mientras que a Lázaro le fue muy mal; pero ahora a él le toca recibir consuelo aquí, y a ti sufrir terriblemente. Además… hay un gran abismo entre nosotros y ustedes, de modo que los que quieren pasar de aquí para allá no pueden, ni tampoco pueden los de allá para acá” (vs.25-26).

La enseñanza principal no es sobre ser rico o ser pobre. ¿Todos los ricos se van al infierno y todos los pobres al cielo? ¡No! La enseñanza principal es ¿con quién te mueres? ¿Con Jesús o sin él? ¿Tienes a Jesús en tu corazón o no lo tienes?
Un pobre con Cristo en su corazón, es rico.
Y un rico, con Cristo en su corazón, es doblemente rico.
El destino de ambos será el cielo.
Pero un rico sin Cristo, es pobre.
Y un pobre sin Cristo, es doblemente pobre.
El destino de ambos será muchísimo dolor y sufrimiento.

No te dejes engañar. El infierno existe y no es un lugar de pura fiesta, alcohol y sexo. No es un estado mental. Es un lugar de desdichas, dolor y terribles sufrimientos. Satanás no juega. Satanás tortura, porque él mismo será torturado en el infierno.
Enfócate en el cielo. Seas rico o seas pobre, que tu destino sea el cielo. El cielo tampoco es un estado mental. ¡Y no es un lugar para bobos! Es cielo es un lugar real de fiesta, de gloria, de música, de experiencias ilimitadas y de poderes increíbles que descubriremos durante toda la eternidad. Dios no juega. Dios prospera, bendice, llena de abundancia y de cielo a todos los que se atreven a creer en Él.
¿Serás tu uno de ellos?

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Lucas”

Por Edgardo Tosoni



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner