Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – SEXO… SEXO… SEXO…

Devocional - SEXO... SEXO... SEXO...

Pasaje clave: Génesis 19.

Del nombre Sodoma se deriva la palabra “sodomismo” que hace referencia a una relación homosexual (relaciones sexuales con alguien del mismo sexo). Eran ciudades donde se practicaba el sexo libre y toda clase de perversiones sexuales (orgías, homosexualismo, incestos, violaciones, abusos, prostitución, etc.). Y en medio de toda esa perversión vivía Lot.
¿Te acuerdas cómo llegó ahí? (13:10-13). Y si bien él no participaba en nada de esto (lee 2º Pedro 2:7), la influencia que su propia familia recibía era tan fuerte que, en el futuro, su esposa y sus hijas se verían muy afectadas.
¿Quiénes llegan a Sodoma y qué hace Lot con ellos? (vs.1-3)
¿Cómo reaccionan los perversos de Sodoma cuando se enteran que Lot tenía visitas? (vs.4-5)
La palabra “conocer” en el idioma hebreo significa “conocer sexualmente a alguien”, “conocer mediante una relación sexual”. ¡Querían sexo!
¿Qué les responde Lot y qué demuestra su respuesta? (vs.6-7)
¿Cuál es la 1º señal de juicio de Dios sobre ellos? (vs.10-11)
¿Cuál es la 2º señal del juicio de Dios? (vs.24-25)

LA ESPOSA DE LOT
¿Sobre quién cae la 3º señal del juicio de Dios? (vs.26)
Ella se da vueltas y mira hacia atrás. ¿Lo habrá hecho por curiosidad para ver la destrucción de la ciudad, o con su actitud de darse vueltas y mirar hacia atrás mostraba lo que realmente había en su corazón: deseos por esa vida que tenía que abandonar? Piénsalo.
¿De quién se acordó Dios cuando destruyó las ciudades? (vs.29).

LAS HIJAS DE LOT
Ellas también fueron influenciadas y afectadas por la perversión y la maldad de aquellas ciudades.
¿Qué acción demuestra que fueron fuertemente influenciadas? (vs.30-38). Dios libró a Lot de la maldad de las ciudades, pero él no pudo escapar del abuso sexual de sus propias hijas. Sus hijos, Moab y Amón, fueron crueles enemigos del pueblo de Israel.

HABLANDO DE INFLUENCIAS…
Tus padres son los primeros responsables al no ponerte límites o al darte autorización para que vayas a ciertos lugares donde recibes pésimas influencias. Pero tú también eres responsable por los lugares a donde vas, por el tipo de gente con la que compartes y por las influencias que recibes y permites de ellos.

Cuando quieres saber acerca del amor y del sexo (que no son sinónimos) ¿de quiénes aprendes? ¿Internet? ¿Pornografía? ¿Música? ¿Amigos con  “experiencia”? ¿T.V.? ¿Revistas para mujeres? ¿Horóscopos sexuales? ¿Boliches? ¿Hentai? (dibujos animados japoneses eróticos).
Detrás de todo esto hay una perversa obra de Satanás para ensuciar y enfermar tu mente haciéndote creer que tanto chicas como muchachos son “fáciles” y que están “sexualmente disponibles” y que así como los “usas” también los puedes “desechar” y “reemplazar” por otros.

La forma en que el sexo se publica hace casi imposible no pensar en sexo. Y NO está mal que pienses en sexo siempre que tus pensamiento sean sanos y tus actitudes sean correctas. El sexo es bueno. Disfrútalo y practícalo cuando te cases. Pero hoy, haz un pacto con el Señor, (y con tu novia/o si tienes), de pureza sexual.
Habla con tu novia/o acerca de cuáles son las cosas que sexualmente los excitan uno del otro y hagan un pacto de pureza cuidándose mutuamente.
La pureza sexual que siembres en tu noviazgo te bendecirá y te librará de consecuencias dolorosas. #SerieDesafíos

Si tus padres están por ahí, pídeles que lean lo que a continuación dicen los pastores José Luis y Silvia Cinalli:
“Puedes enseñarles muchas cosas a tus hijos, pero no obligarlos a aprender.
Podrás guiarlos, pero no responsabilizarte por lo que ellos hagan.
Podrás instruirlos en cuanto a lo bueno y lo malo, pero no decidir por ellos.
Podrás darles amor, pero no obligarlos a que lo acepten.
Podrás aconsejarlos sobre las buenas amistades, pero no escogérselas.
Podrás amonestarlos en cuanto al pecado, pero no hacerlos personas morales.
Podrás hablarles de Jesús, pero no podrás hacer que Jesús sea su Señor.
Podrás educarlos acerca del sexo, pero no mantenerlos puros.
Finalmente, podrás explicarles cómo vivir, pero no podrás darles vida eterna.
Por eso, ora, bendice a tus hijos y has a Dios participe en la tarea de crianza. ¡Dios hará lo que no puedes hacer!”.

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis Edición Extendida”

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS “Desafíos PJA: Génesis Edición Extendida”. Haz CLICK AQUÍ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner