Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – RECONCILIADOS

Devocional - RECONCILIADOS

Pasaje Clave: Génesis 33.

¡Me fascina este capítulo! Es una muestra increíble de actitudes positivas y conductas de bendición. Todo lo que se podía hacer bien, después de largos 20 años, ¡ellos lo hicieron bien!
¿No es hora ya de que sigamos sus ejemplos y corramos a reconciliarnos y a restaurar la relaciones que Dios nos ha dado?

PREPARADO PARA LO PEOR
Desde los días anteriores Jacob se venía preparando para lo peor. Repasemos rápidamente las decisiones que tomó:

  • Le envía a su hermano un mensaje de paz cargado de humildad (32:3-5).
  • Muerto de miedo, divide en dos grandes grupos a su familia, su ganado y sus posesiones (32:7-8). Si Esaú los ataca, algo se salvaría.
  • Ora de una manera muy distinta a su primera vez, pero aún así el miedo no se va (32:9-12). Lo que Jacob no sabía era que Dios le sacaría el miedo de una manera completamente inesperada.
  • Le prepara y le envía regalos en 3 grupos diferentes (32:13-21).
  • Separa en grupos a sus concubinas, esposas e hijos dejando a Raquel y a José en la retaguardia (era a quienes más amaba) (33:1-2).
  • Delante de todos, Jacob se inclina delante de Esaú 7 veces (33:3). Era una señal de respeto y humildad. El corazón de Jacob había cambiado.

UN ABRAZO QUE ROMPE TODOS LOS MIEDOS
Si Jacob hubiera conocido al poeta Mario Benedetti habría recitado una de sus frases: “Hoy necesitamos un abrazo que nos rompa los miedos”.
Y la respuesta le llegó de la manera más inesperada.
¿Cómo lo recibe Esaú? ¿Con qué actitud lo trata? (vs.4)
¡Wooooowwww! ¡Es hermoso! Si se te patina una lágrima, déjala correr. Está todo bien. Se abrazan en un fuerte e interminable abrazo que quiebra en mil pedazos todas las distancias, todos los silencios y todos los miedos.
Si necesitas un abrazo que rompa todos tus miedos, entonces “tengo mil abrazos reservados solo para ti”.

Como dice @yaninatorri: “Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento”. ¡Súper sabia!

Exactamente eso fue lo que hizo Esaú: cambió su actitud. Él no podía cambiar su pasado. Era imposible cambiar lo que había sucedido con Jacob 20 años atrás. Solo tenía dos opciones: continuar con su profundo odio y rencor por la traición y el engaño (y proyectarlo sobre personas que no tenían nada que ver), o cambiar su actitud perdonando y reconciliándose con su hermano, dándose a sí mismo y dándole a él una 2º oportunidad.

¿Con qué otras conductas y acciones demuestra Esaú su madurez y su profundo cambio de corazón y de actitudes? Piénsalas:
¿Por quiénes muestra interés? (vs.5-7)
¿En qué se muestra desinteresado? (vs.8-9) ¿Qué opinas de esta actitud?
¿Qué hace por ellos? (vs.12 y 15)

Aquí fueron dos hermanos que se reconciliaron y restauraron su relación, pero podrían ser dos novios, o un matrimonio, un papá con su hija o un hijo con su mamá. Podrían ser dos amigos, o dos líderes que comparten el ministerio, dos pastores o los abuelos con sus nietos. Podríamos ser tu y yo.
¿Qué relación necesitas perdonar y restaurar?
¿A quién le tienes que pedir perdón y a quién tienes que perdonar?
¿Con quién necesitas reconciliarte? ¿Quién es esa persona a la que le darías una segunda oportunidad? ¿Y por qué lo harías?

No estoy hablando de esas relaciones que ya están completamente muertas porque uno de los dos no quiere saber nada de nada con el otro (en ese caso perdona y deja ir), o porque uno de los dos es un psicópata, manipulador, violento, perverso o abusador que nunca se ha arrepentido de nada (en ese caso perdona y aléjate). Estoy hablando de esas relaciones que aún se pueden recuperar porque ambos aman a Dios, porque ambos reconocen sus errores, porque ambos tienen la disposición de querer arreglar las cosas (aunque a uno le cueste más que al otro) o porque ambos se necesitan.
Renuncia a tus orgullos, a las actitudes duras, a los recuerdos negativos. Y no cierres tus puertas si el otro ha cambiado (o está cambiando), si se ha arrepentido realmente, si te ha pedido perdón, si ha aprendido de su error.
Quién sabe… Tal vez llegue el día en el que tú también necesites ser perdonado/a y desearás con todo tu corazón que te den esa 2º oportunidad. Siémbrala ahora para cosecharla después.

¿Con qué actitud espiritual cierra Jacob esta etapa? (vs.20) ¡Has lo mismo!

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis Edición Extendida”

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS “Desafíos PJA: Génesis Edición Extendida”. Haz CLICK AQUÍ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner