Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – QUÉ SUERTE LA TUYA, NENA!! 1

Devocional - QUÉ SUERTE LA TUYA, NENA!! 1

Pasaje Clave: Rut 2:18-23

¿Qué es lo primero que hace Rut cuando vuelve a su casa? (vs.18)
Rut, una chica sin egoísmos, dispuesta a compartir sus bendiciones.
¿Compartes o retienes solo para ti?
¿Das o solo esperas recibir?
¿Bendices o solo buscas ser bendecido/a?
¿Siembras incondicionalmente en las vidas de los que amas o solo das para recibir algo a cambio?

Inmediatamente, ¿qué le pregunta Noemí? (vs.19)
Las mujeres son curiosas por naturaleza, les gusta hablar y quieren saber toooodoooooo… Y si están en confianza y haces las preguntas correctas, también te contarán tooooodoooo… Ya lo sabes. Si le cuentas algo a tu hermana o a tu amiga, lo más probable es que ella se lo cuente a su mejor amiga, a su líder o a su mamá. Consejo para los varones: si vas a abrirle tu corazón a una chica para contarle algo muy íntimo, asegúrate antes de que ella es absolutamente confiable y que no andará por ahí contándoselo a todas sus amigas. No hay nada mejor que una mujer que sabe guardar en su corazón lo que compartes con ella y que orará por ti. Huye de las chismosas.

¿SUERTE, COINCIDENCIAS O PROPÓSITO?
Probablemente hayas escuchado frases como estas:
“¡Qué suerte! Cómo zafaste de esa situación”.
“Nos encontramos de casualidad”.
“Tú sí que tienes suerte, a mi me fue mal”.
“¿Y a qué viene todo esto de la suerte, las coincidencias o las casuali- dades? No entiendo. ¿Qué tiene que ver con la historia de Rut?”
Lee el versículo 20 y lo entenderás.

¿Qué le dice Noemí a Rut acerca de Booz? (vs.20)
“Casualmente” fuiste a trabajar a “ese” campo.
“Casualmente” el dueño de ese campo es un pariente nuestro bien cercano.
“Casualmente” le caíste rebien y conectaron desde el primer instante.
Y “casualmente” ese hombre (Booz) puede redimirnos. O sea, él es uno de los que pueden protegernos legalmente y devolvernos nuestros derechos.
¿Demasiadas “casualidades”, no? ¡Demasiada “buena suerte” la de Rut!

Elegir el campo correcto… en el momento correcto… conocer al hombre correcto… y sentirse atraída por él sin saber que el tipo era el redentor correcto… ¡Cuántas coincidencias! Mmmmmmm…
Para los hijos de Dios no existen las “coincidencias”, las “casualidades” o la “buena suerte”, existen los propósitos y las bendiciones que Dios tiene establecidos aún cuando ni siquiera seamos muy conscientes de ellos.
No fueron coincidencias. No fueron casualidades. No fue la “buena suerte”. Rut llegó a “ese” campo y conoció a “ese” hombre porque había un propósito establecido para ellos. Booz miró a “esa” mujer por quien se sintió fuertemente atraído, y se acercó a ella, y a ninguna otra, porque había un propósito establecido para ellos. ¡Aunque ninguno de los dos tuviera la más mínima idea (en esos momentos) de cuál podría ser “ese” propósito.
Quiero ser bien clarito en este punto: Rut y Booz se conocen porque Dios tiene un propósito claro y definido para ellos, aunque ellos mismos no tienen ni la más mínima idea de cuál es ese propósito (sí, repetí lo mismo de arriba).

TIEMPO DE “SOLO AMIGOS” PARA CONOCERNOS 1
“Entonces, si me siento atraído por alguien y ella se siente atraída por mí, ¿es el propósito de Dios?”
“Si llego a una nueva iglesia, y un chico se me acerca, y me gusta y le gusto, ¿es el propósito de Dios?”
La respuesta es: cuando conoces a la persona correcta, y eres conocido por ella, y aprendes a amarla y ella te ama a ti, y ambos aman a Dios, hay un propósito de Dios para ustedes porque no es casualidad ni coincidencias.
La persona correcta es el propósito de Dios para ti, no cualquier persona. No cualquier chico o chica, sino el correcto o la correcta para ti.
“Me la complicaste. ¿Entonces cómo sabré quién es?”
Haz lo mismo que hicieron Rut y Booz: tómate tiempo para conocer y relacionarte con chicos y chicas en tiempos de “solo amigos”.
¿Cuánto tiempo se queda Rut trabajando en los campos de Booz? (vs.23)
¡Toda la temporada de la cebada y luego la del trigo! ¡Varios meses!
¿Piensas que durante esos largos días, semanas y meses, ellos no se hablaron, no se miraron, no se buscaron?
No me cabe ninguna duda de que durante esos meses Booz terminó de confirmar aquella primera impresión que tuvo acerca de Rut cuando la vio por primera vez (Día 4). Fueron meses para conocerla mejor y confirmar la clase de mujer que era. Y lo mismo ella acerca de él. ¿Mantendría ese hombre, en el tiempo, su corazón por ella, su trato amable, sus palabras y actitudes de bendición o solo sería un fugaz y pasajero enamoramiento?

Extracto del libro Desafíos para Jóvenes y Adolescentes: Rut.

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Rut”. Haz CLICK AQUÍ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner