Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – MATRIMONIO Y ALGO MÁS…

Devocional - MATRIMONIO Y ALGO MÁS...

Pasaje clave: Marcos 10:1-31.

Nuevamente  los fariseos le preguntan a Jesús sobre el divorcio (vs.2-4).

¿Qué les responde Jesús? (vs.5-6).

Te lo explico. Dios nunca pensó en el divorcio. Para Dios hay un hombre y una mujer unidos por el amor bajo un pacto matrimonial, pero diferentes razones pueden provocar que ese amor se seque y se muera. La rutina, el engaño, el descuido, el egoísmo, el desinterés, los problemas económicos, los problemas personales no resueltos, la violencia verbal, las descalificaciones, mil cosas. Pero aún así es posible sanar esa relación, restaurarla y que ese matrimonio vuelva a empezar.

Sin embargo, cuando uno de los dos no quiere la restauración de la relación, cuando uno de los dos se pone “duro” y obstinado en su corazón y sólo piensa en separarse y nada más, entonces (salvo que Dios intervenga con un milagro sobrenatural) la única salida que les queda es el divorcio.

“Por la dureza del corazón” hay divorcios, porque esa persona no acepta cambiar, ni quiere sanar, perdonar ni restaurar nada.

EL MATRIMONIO, UN EQUIPO PODEROSO

Luego de explicar la razón del divorcio, Jesús habla del matrimonio. Mira lo que Jesús les explica a los fariseos (10:7-9).

  • El hombre deja a sus padres (madurez, autonomía).
  • Se une a su esposa (el regalo que amará y cuidará).
  • Ambos se vuelven uno (intimidad sin pérdida de la individualidad).
  • Dios los une (pacto matrimonial).
  • No los separe el hombre (un equipo para toda la vida).

Lo que Jesús les está diciendo es que ambos pertenecen al mismo equipo, defienden su área, patean para el mismo lado y convierten en el mismo arco. No son rivales, juegan en el equipo ganador de Dios, y si ambos entienden esto, se entregan al Señor y se entregan uno al otro, están destinados a conquistar sueños grandes porque Dios bendice el pacto matrimonial, lo aprueba y lo respalda.

EL ADULTERIO NO ES OPCIÓN

Mira la respuesta de Jesús con respecto al adulterio en los vs.10-12.

Hay pecados que son altamente destructivos y la infidelidad (que lleva a una conducta adúltera) es uno de ellos. Un matrimonio en el que uno de los dos es infiel (o ambos) nunca más vuelve a ser lo que era: o se termina todo definitivamente o se perdonan, son restaurados y la relación es mejor de lo que era antes (y aunque este es un largo proceso, es posible).

El infiel se traiciona a sí mismo, traiciona el pacto matrimonial, traiciona a su pareja y traiciona a Dios.

Nuestro sistema loco y antidios te dice de múltiples maneras que la infidelidad es una opción. La adrenalina de hacer lo prohibido, la aventura, el romance, lo nuevo, y mil cosas más que se han perdido en la rutina del matrimonio. Lo encontrarás en las películas, las novelas y los temas musicales, ¡pero está mal! ¡Es destructivo!

¡Ser engañado y traicionado es una de las experiencias más dolorosas para cualquier ser humano!

¿A quién le puede gustar que en sus propias narices le metan los cuernos? ¿Quién puede hablar de placer cuando deliberadamente está lastimando a alguien a sus propias espaldas?

Y si esa pareja tiene hijos, ¿cuánto dolor y resentimiento les siembra el infiel en sus corazones?

¿Qué sentirías si supieras que tu papá se acuesta con otra mujer o que tu mamá lo hace con otro hombre? ¿Lo disfrutarías? ¿Te haría bien? ¿Le dirías a Dios “gracias” por lo que papá y mamá hacen? ¡Por supuesto que no!

La infidelidad nunca será una opción aprobada ni bendecida por Dios. Dios no la respalda porque es vivir bajo una mentira satánica. Pero la santidad, el amor y el respeto por el pacto matrimonial y por la propia pareja sí son opciones de bendición y disfrute.

JESÚS BENDICE

Mira la actitud de los discípulos (vs.13).

Mira ahora la actitud de Jesús (vs.14-16).

Bendecir es “decir bien” de alguien. Hablar bien de una persona.

Bendecir es sanar con las palabras. Amar con las palabras. Aceptar con las palabras. Dar reconocimiento y honra con las palabras.

Bendecir es motivar con las palabras. Cuidar y respetar al otro con las palabras. Perdonar con las palabras. Restaurar vidas con la palabra.

Bendecir es hablar a los demás lo que quisieras que ellos te hablen a ti. Es dar las palabras que a ti te gustaría recibir. Bendice.

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Marcos”

Por Edgardo Tosoni



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner