Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – LA BELLA… Y LA FEA?

Devocional - LA BELLA... Y LA FEA?

Pasaje clave: 1º Pedro 3:3-4.

¿Eres bella o eres fea? ¡Stop! Antes de responder lee 1º Pedro 3:3-4, y  aprende estos principios:

1. Hay dos niveles de belleza: la belleza externa y la belleza interna. Ambas son igualmente importantes. En otras palabras: sé bella por fuera y sé bella por dentro.

2. Con respecto a la belleza exterior. Entiende que es un concepto cultural. Lo que en otra época era bello, hoy no lo es. Lo que para una cultura es belleza, para otra cultura es horrible. ¿Son más bellas las rubias de ojos celestes o las morenas de ojos verdes? ¿Y quién estableció que las petisas gorditas no pueden ser lindas? Para muchos la súper delgadez es sinónimo de belleza, para otros es anorexia. ¿Entiendes? ¿Quién determina lo que es belleza y lo que no lo es, lo que es lindo y lo que es feo? ¿Los medios de comunicación, los dueños de las modelos, los modistos gays?

Por eso Pedro dice que la belleza real no consiste en lo que usas, ni en tu apariencia externa, sino en cómo eres.

3. ¿Linda o fea? ¿Según quién? ¿Según qué criterio cultural? ¡No importa! Lo realmente importante es que te veas a ti misma hermosa y especial. Arréglate, cuida tu cuerpo, higienízate, no te eches al abandono. Cuida tu apariencia, pero no para los demás, sino para ti misma. No para sentirte aceptada, sino para sentirte bien contigo misma.

4. Con respecto a la belleza interior. Esto no es cultural, es personal, y todos los que te rodean la perciben. ¿Eres bella en tu carácter y en tu manera de hablar? ¿Sonríes o vives amargada? ¿Transmites alegría y ganas de vivir o contagias depresión y fastidio? De esto habla Pedro cuando dice que la belleza sale de lo íntimo del corazón. Lo que eres adentro lo mostrarás afuera. (Prov.15:13).

¡Cuántas mujeres hay, físicamente espectaculares, que cuando abren la boca son una cloaca de vulgaridades!

¡Cuántas bellezas súper esculturales viven deprimidas consumiendo pastillas para los nervios!

¡Cuántas súper exitosas, rodeadas de glamour, viven fracasando en todas sus relaciones sentimentales!

“Bueno, pero no todas” -me dirás. ¿Y? Que sean todas o ninguna, ¿cambia en algo cómo te sientes tú cada vez que te miras al espejo y te comparas con criterios culturales cambiantes y pasajeros?

Ocúpate de ti misma. Luce bella por dentro y por fuera.

Piénsalo.

¿Te comparas con la belleza de otras mujeres?

¿Cómo te afecta esto en la imagen que tienes de ti misma?

¿Qué aspectos de tu carácter necesitas embellecer?

Pídele a Dios que te ayude a desarrollar tu belleza interior.

¿Eres bella o eres fea?

Por Edgardo Tosoni



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner