Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – GEDEÓN 2

Devocional - GEDEÓN 2

Pasaje Clave: Jueces 6:25-40

Hasta ahora todo viene muy bien para Gedeón.

  • Dios lo escoge a él entre todos sus hermanos y familiares (6:11).
  • Dios lo afirma positivamente (6:12).
  • Dios le garantiza el éxito frente a los madianitas (6:14).
  • Dios le garantiza Su Presencia y el triunfo total (6:16).
  • Dios le da una señal confirmatoria (6:21).
  • Dios le da paz (6:23).

Pero entonces, Dios lo pone a prueba. Dios le pide a Gedeón…

PRUEBAS DE OBEDIENCIA
Específicamente, ¿qué le pide Dios a Gedeón? (vs.25-26)
Dios conoce el corazón de Gedeón pero lo pone a prueba para tratar con su carácter. La familia de Gedeón creía en Dios, pero, por las dudas, ¡también creía en Baal! Tenían el altar de Baal y la imagen de Asera. ¿Se pondría Gedeón en contra a su padre, a su familia y a su propia tribu para obedecer y agradar a Dios?
Gedeón vive con su padre y trabaja con él. Pero ahora tiene que tomar una decisión que marcará su destino: Obedecer a Dios aún en contra de su familia, o ignorar a Dios para preservar la tradición y el culto familiar pagano.
Escucha: ni las creencias, ni las tradiciones, ni los ritos familiares son más importantes que Dios, su Palabra y su revelación para tu vida. Si amas a Dios, le darás el primer lugar aunque eso signifique ir en contra de las ideas familiares.
Entiende bien lo que te estoy diciendo: Dios no te pide que rechaces a tu familia, que la abandones o ignores, ¡no! Tienes que amar a tu familia, tienes que orar por ellos, tienes que bendecirlos y ayudarlos en la medida de tus posibilidades y tener un buen testimonio… pero sus ideas, creencias, gustos o maneras de vivir no deben gobernar ni dirigir tu vida ni tus decisiones. Dios debe gobernarte y dirigirte y lo que hagas debe agradarle primeramente a Él, aunque te ganes la burla o el rechazo de tu familia.

¿Qué hace Gedeón? (vs.27)
Gedeón elige la obediencia. Porque obediencia no es algo que sientes, obediencia es algo que eliges. Eliges obedecer o eliges no hacerlo. Y eres el único responsable por la decisión que tomas.

¿Qué sucede a la mañana siguiente? (vs.28-30)
¡Aaaaahhhh! ¡Pobrecito Baal está destruido! ¡Pobrecita Asera, la quemaron!
¡A Gedeón se lo quieren comer vivo! Pero lo muy loco es lo que sucede a continuación.
¿Qué les responde Joás, padre de Gedeón? (vs.31)
¡Woooww! ¡Les tapó la boca! Si Baal es tan poderoso, si Baal es tan grosso, si Baal es tan increíble, ¡que se defienda solito! ¿O acaso no puede hacerlo?
El padre escogió al hijo en lugar de escoger a un dios de cuarta.

Con el respaldo de Dios (por ser obediente) y con el respaldo de su familia (por tener convicciones firmes), ¿qué sucede cuando Gedeón convoca a toda su tribu para la batalla? (vs.33-35)
Para estar total y completamente seguro, ¿qué última señal le pide Gedeón a Dios y qué respuesta obtiene? (vs.36-40)
La señal del vellón demuestra que la fe de Gedeón esta en pañales, es muy básica. Su fe todavía tiene que madurar, crecer y desarrollarse, pero aún así Dios le responde positivamente.
¡No uses una señal así para ponerte de novia/o! Vas a meter la pata.

Todo lo que hemos leído ayer y hoy nos lleva a la siguiente conclusión: Antes de darnos algo muy grande o de usarnos para algo muy importante, Dios pondrá a prueba nuestra obediencia. Dios probará cuán obedientes somos.
Si pasas su prueba de obediencia, tu carácter será formado y Él te usará y te levantará para cosas mayores que hoy ni siquiera te imaginas.
Dios no te pide una “prueba de amor”, Dios te pide una prueba de obediencia, porque la medida de tú obediencia será también la medida de tú amor por Él. Dios probará tu obediencia. Te pondrá a prueba por medio de la palabra de tus pastores, padres o líderes. O lo hará directamente a través de su propia Palabra. La decisión que tomes marcará tu destino.
Dios usa únicamente a los obedientes (aún cuando se haya valido de algunas excepciones para cumplir propósitos específicos). Dios bendice a los obedientes. Dios prospera a los obedientes. Dios respalda a los obedientes. Dios promueve a los obedientes. Dios le revela su corazón y sus deseos a los obedientes.
Establezcamos un principio de obediencia: “Dios nos ha escogido para cosas importantes pero primeramente pondrá a prueba nuestra obediencia”.
¿Eres más rebelde o más obediente?
¿En qué aspectos de tu vida tu obediencia está siendo puesta a prueba?

Extracto del libro Desafíos para Jóvenes y Adolescentes: Jueces.

Por Edgardo Tosoni



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner