Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – EL AYUNO

Devocional - EL AYUNO

Pasaje Clave: Marcos 2

Después de la intensa actividad del capítulo anterior y de haber recorrido diferentes lugares, Jesús regresa a Capernaum (vs.1).

¿Qué sucedió cuando se enteraron que había regresado? (vs.2).

¿Y cómo reacciona Jesús? ¿Los echa? ¿Se fastidia con todos ellos porque no lo dejaban en paz? ¿Los ignora? ¿Les manda a los discípulos patovicas para que alejen a la multitud? ¡¡Noooooooooooooooo!!

Jesús les predica la palabra.

Es que Jesús no te da palos, él te da palabra que te sana, te levanta el ánimo, te aclara la mente y te llena el corazón.

Jesús siempre está dispuesto a atenderte y a escucharte. Sólo tienes que hacer lo mismo que el paralítico y sus amigos. ¿Qué hicieron? (vs.3-4).

¡Superaron todos los obstáculos para estar con Jesús!

¡Eliminaron todas las excusas (y mira que tenían varias y muy buenas) para obtener su milagro! Y lo consiguieron (vs.5, 11-12).

Pero también encontraron oposición. ¿Quiénes hablaron mal? (vs.6-7).

Siempre que vayas detrás de tu milagro, de tu sueño, de tu determinación por agradar al Señor, Satanás levantará opositores, gente que hablará en tu contra. Gente que hablará mal. Pero no te detengas, no te des por vencido, porque Jesús hablará por ti y tapará sus bocas (vs.8-11).

Lee sobre el llamado de Mateo (vs.13-17) en “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Mateo”. Día 11.

AYUNAR… AYUNAR… ¿VALE LA PENA?

Ayunar es abstenerse de alimentos. No ingerir alimentos como mínimo durante un día. Hay quienes incluso tampoco beben líquido, haciendo un ayuno total. Pero ayunar sin orar, sin buscar a Dios y sin atender nuestra vida espiritual, es como hacer una dieta más.

1. Ayunar y buscar a Dios.

Para que tenga un valor real, el ayuno debe estar acompañado de búsqueda de Dios. Durante todo el tiempo que dure tu ayuno debes alimentar tu vida espiritual: Ora, confiesa, renuncia, lee la Palabra de Dios, alaba, adora y sé agradecido.

Mientras ayunas, debilitas tus deseos naturales, físicos y carnales. Y mientras buscas a Dios fortaleces tu vida espiritual y tu fe. Crece el poder de Dios en tu vida. Es la doble función del ayuno.

2. Ayunar es mucho más que no comer.

No es sólo ayuno de comida y bebida. Es ayuno de todo aquello que es placentero para tu carne y tus deseos humanos. No estamos hablando de cosas pecaminosas ni malas, que ya sabemos que no debemos hacerlas, sino de aquellas cosas que siendo buenas, estimulan nuestros deseos. Por ejemplo:

  • Hacer el amor con nuestra pareja (sólo para casados, sorry).
  • Salir a comprar y gastar dinero. Ver una película o un partido de fútbol.
  • Estar con mi novia/o. Escuchar música.
  • Ver una novela o serie favorita. Dormir varias horas de siesta.
  • Navegar en Internet, ir al cine, al teatro, etc.
  • Jugar al fútbol o practicar deporte. Salir con los amigos.
  • Leer revistas, novelas o libros seculares (no cristianos).
  • Etc…, etc…, etc…

No son cosas malas. De hecho son parte de nuestras vidas, pero si ayunas es para dedicarte intensamente a tu vida espiritual. La prioridad la tiene tu vida espiritual. Te abstienes voluntariamente de todo aquello que te resulta placentero o gratificante y te entregas a buscar a Dios, debilitando tu carne y fortaleciendo tu espíritu.

Ayunar de esta forma, por lo menos 1 vez por semana, (y siempre que durante el resto de la semana sigas relacionándote con Dios), revolucionará tu vida espiritual, aumentará tus deseo de santidad, fortalecerá tu fe, adquirirás mayor entendimiento y revelación espiritual, tendrás menos inclinación al pecado y formarás un hábito saludable.

3. Ayunar es primeramente para mi propia vida espiritual.

Hay muchos ejemplos en la Biblia de personas que ayunaron ante determinadas circunstancias para obtener el favor de Dios. Esto es correcto y está bien, pero tenemos que entender que al ayunar Dios trabaja primero en nuestras propias vidas y después, si Él quiere, nos dará aquello por lo que estamos ayunando. Y sí… Ayunar vale la pena. Pruébalo.

Luego de esto, Jesús enseña sobre el día de reposo (vs.23-28). Léelo en “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Mateo” Día 15.

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Marcos”

Por Edgardo Tosoni

Descárgatelo GRATIS haciendo CLICK AQUÍ.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner