Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – DOLOR, TRAICIÓN Y MALTRATO 2

Devocional - DOLOR, TRAICIÓN Y MALTRATO 2

Pasaje Clave: Marcos 14:32-72.

JESÚS EN GETSEMANÍ 2
Hace muchos años escribí una poesía sobre lo que Jesús experimentó en el Getsemaní. Si estás conectado a Internet y quieres leerla haz CLICK AQUÍ.
Getsemaní era un jardín (un huerto) que estaba al pie del monte de los Olivos. Su nombre significa “Prensa de Aceite”. Y fue en este jardín donde  Jesús rindió completamente su voluntad humana a la voluntad de Dios (vs.41). No le fue fácil. La lucho hasta el final, la peleo hasta la última gota de energía y fuerza, pero finalmente y totalmente seguro del deseo de Dios, aceptó lo que Dios había establecido para él (vs.34-36, 39).

Es interesante. En un jardín, los seres humanos fuimos tentados, en un jardín pecamos y en un jardín caímos. Pero ahora, en otro jardín, Jesús ora, clama y se compromete con la voluntad de Dios… por amor a nosotros, los que pecamos, los que caímos.
En un jardín probamos el pecado. En otro jardín Él la pelea hasta el final para no tener que probarlo.
En un jardín hicimos lo que se nos dio la gana y nos fue mal. En otro jardín Él decide hacer lo que Dios quiere para que nos vaya bien.
En un jardín morimos. En otro jardín se establece que Él moriría por todos para volver a darnos vida.
En un jardín lo perdimos todo. En otro jardín Él comenzó a recuperarlo todo… para nosotros.
Dos jardines. Dos realidades radicalmente diferentes. Dos historias conectadas… la suya y la nuestra.

Getsemaní es lucha, es batalla. Tu voluntad, tus deseos, lo que se te da la gana hacer, lo que quieres hacer sin importarte nada, contra la voluntad de Dios, sus deseos, sus planes y propósitos para tu vida.

Getsemaní es dolor, es agonía. Sabes lo que tienes que hacer pero te resistes, lo rechazas, lo niegas, lo justificas de mil maneras. Es el dolor de lo que tienes que dejar, de aquello a lo que tienes que renunciar. Una persona que tienes que sacar de tu vida porque no es de Dios, un vicio que tienes que dejar, una ofrenda que tienes que entregar, un cambio importante que tienes que hacer, una decisión definitiva que tienes que tomar. No es fácil, es doloroso.

Getsemaní es rendición, es entrega. “Aquí está Señor, es tuyo, te lo doy”. “Basta, renuncio a esto, hoy se termina”. Es tu entrega. No es algo que Dios viene a sacarte, es algo que tu entregas, lo das porque entiendes que lo de Dios es mil veces mejor. Dejas tus propios planes y aceptas sus planes. Renuncias a tus ideas y recibes las suyas. “No lo que yo quiero, sino lo que tú quieres para toda mi vida”.

Getsemaní es liberación, es paz. ¿Entiendes? Cuando dejas de luchar con Dios desaparecen las luchas de tu corazón, bajan tus niveles de ansiedad, se calma el torbellino de pensamientos en tu cabeza, se aquietan tus emociones porque sabes lo que tienes que hacer, y lo más importante, sabes que Dios esta contigo y él te respalda. Tienes paz y nada ni nadie puede quitártela.
Si estas conectado a Internet, haz CLICK AQUÍ, y escucha este precioso tema de Christine D´Clario, el Premio.

TRAICIÓN. ARRESTO. HUIDA. JUICIO.
¿Quién traiciona a Jesús y cuál fue la señal de su traición? (vs.43-46).
Hay besos que sanan y hay besos que matan.
Hay besos cálidos de amor y fríos besos de traición.

Cuatro rápidos acontecimientos se suceden, ¿cuáles son? (vs.47-52).
¿Ante quién traen a Jesús? (vs.53).
¿Qué sucedía con los testimonios que se presentaban en contra de Jesús? (vs.55-59).
Ellos no tenían argumentos, ni pruebas, ¡nada!, sólo odio, rechazo y deseos de venganza contra Jesús.
¿Qué le pregunta el sumo sacerdote y qué le responde Jesús? (vs.60-62).
¿Cómo reacciona el sumo sacerdote? (vs.63-64).
Pero, ¿por qué reacciona de una manera tan exagerada? Porque la respuesta de Jesús al decir “yo soy” es exactamente la misma de Éxodo 3:14-15. Jesús estaba diciendo “yo soy Dios, yo soy el que soy, yo soy el Jehová del Antiguo Testamento”.
Para los judíos era un insulto que un hombre se hiciera Dios a sí mismo. Pero lo que ellos no quieren entender ni pueden aceptar es que Jesús no se hace Dios, Él es Dios. Y por esa declaración lo condenan a la muerte.

Lee la negación de Pedro en “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Juan” Día 27.

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Marcos”

Por Edgardo Tosoni



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner