Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – DEMASIADA SOBERBIA

Devocional - DEMASIADA SOBERBIA

Pasaje clave: Génesis 37.

JOSÉ: BIOGRAFÍA AUTORIZADA

  • Edad: 17 años
  • Relación con su padre Jacob: Es el hijo preferido (vs.3).
  • Su regalo preferido: Una túnica de colores (vs.3).
  • Relación con los hermanos: Odiado mal (vs.4-5, 8, 11).
  • Ocupación: Chismoso. (¡Ah! también era pastor) (vs.2, 13-14).
  • Estado civil: Soltero (las chicas “morían” por él).
  • Hobby preferido: Contar los sueños espirituales que tenía (vs.6-7, 9).
  • Su pecado: Una actitud muy soberbia.
  • Su mayor virtud: Conciencia de la presencia de Dios.

José era un buen pibe. Y como era hijo de Raquel (la esposa amada de Jacob) y uno de los más chicos de la familia, era el favorito de papá, recibía los mejores regalos, tenía su protección y nadie lo podía tocar, y lo que le pidiera al padre, él se lo daría o lo haría. Lo tenía al viejo Jacob en la palma de la mano. Y por si todo esto fuera poco, Dios se le revelaba en sueños proféticos. ¡Imagínate! Amado por el padre y elegido por Dios… ¡la vida perfecta! Él era ¡el favorito! y no lo disimulaba para nada, se los refregaba a los demás en la cara. Era un buen pibe…
Su único problema, su gran problema, era esa actitud taaaaaannnn soberbia que tenía. ¡Era un creído! y un buchón contando todo lo que hacían sus hermanos mayores. Esas actitudes eran como un imán que atraía los odios más intensos de sus hermanos. ¡No lo soportaban! ¡No podían ni verlo! ¡Lo odiaban con todas sus fuerzas! ¡Y querían matarlo! (vs.18-20)
Dios tenía un propósito muy claro para José, pero con un corazón tan cargado de soberbia no podría utilizarlo, por lo tanto, lo metió en un fuerte proceso de formación.

TE QUEBRARÉ PARA FORMARTE 1
¿Cuál es la primer gran humillación que experimenta? (vs.23-24)
¿Cuál es la segunda gran humillación que sufre? (vs.26-28)
¿Cuál es la tercer gran humillación que vive en carne propia? (vs.36)
José aún no lo sabe (obvio, apenas tiene 17 años) pero Dios acaba de meterlo en un largo proceso de quebrantamientos, humillaciones y olvidos para destruir en mil pedazo su corazón soberbio y darle un corazón nuevo para el cumplimiento de su propósito. Esto recién comienza.

¡Y AHORA… LA PREGUNTA DEL MILLÓN!
¿Para qué tantas humillaciones?
¿Y quién fue el responsable de ellas (y de las que vendrían): Dios, Satanás, o José mismo? ¿Y por qué? Tú qué piensas.
Antes de responder la Pregunta del Millón pensemos en lo siguiente:
Los sueños de José ¿venían de Dios sí o no?
¡Sí! Eran sueños espirituales. No era la cabeza fantasiosa de José, eran sueños de Dios, dados por Dios, como anticipo de lo que sería su vida.
¿Por qué entonces la actitud de José es soberbia?
Porque todavía no era el tiempo de Dios para él. Y sabiéndose preferido de su papá estaba utilizando los sueños para afirmar ese lugar de favoritismo frente a sus hermanos. Con su actitud soberbia decía: “Miren, no sólo soy el preferido de nuestro padre, también soy el preferido de Dios”.
José debería haber meditado en esos sueños, haberlo hablado únicamente con su padre y haber esperado que llegue su tiempo. Pero no hizo nada de eso (la inmadurez de la adolescencia lo traicionó mal), al contrario quiso obtener reconocimiento y autoridad en el momento equivocado y de la manera equivocada. Sí o sí tenía que salir mal. Aún no era su tiempo.

¿QUIÉN FUE EL RESPONSABLE DE TANTAS HUMILLACIONES?
El primer responsable fue José mismo. Si él hubiera tenido un corazón humilde y si hubiera tenido la paciencia para esperar su tiempo, sus experiencias hubieran sido muy diferentes. También creo que detrás de todas sus humillaciones estuvo la mano de Dios quebrándolo, corrigiéndolo, formándolo, haciéndolo madurar y mostrándole cosas que, de otra manera, nunca habría aprendido por sí mismo. Con cada humillación experimentada (y con las que vendrían), Dios quebraba, poco a poco, su pesado orgullo y hacía polvo su soberbia espiritual. Como decimos en Argentina: Dios le “bajaba los humitos”. ¿Entiendes?

¿Qué situaciones, logros o posesiones despiertan en ti esa sensación de orgullo, de superioridad? ¿Tu capacidad intelectual, tus habilidades deporti- vas, tu belleza física, tu simpatía, “ser parte de un ministerio importante y reconocido”, estar cerca del súper líder, enseñar, liderar, tener dinero?
¿Qué situaciones de dolor, humillación o quebrantamiento has vivido?
¿Cómo has reaccionado a ellas? ¿Lo ves como algo de Dios para mejorar tu vida o lo interpretas como un ataque del enemigo?
Dios le hace frente a los soberbios pero le muestra su favor a los humildes.

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis Edición Extendida”

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS “Desafíos PJA: Génesis Edición Extendida”. Haz CLICK AQUÍ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner