Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – DE MAL EN PEOR

Devocional - DE MAL EN PEOR

Pasaje clave: Génesis 39

Volvamos nuevamente con José y descubramos las nuevas humillaciones que experimentó. Dicho así suena muy cruel, pero recuerda que detrás de todas sus circunstancias negativas está la mano de Dios tratando con él.

¿A quién lo venden los ismaelitas y qué sucede con el paso del tiempo? (vs.1-6).
¡Woooowww! ¡Impresionante! ¡Dios lo prosperó y por su medio prosperó todo el hogar de Potifar! ¿Leíste atentamente el versículo 3?
¡Potifar vio que Dios estaba con José! ¡Impresionante! Un pagano como Potifar, hombre duro si los hay, pudo darse cuenta que José era diferente a todos sus otros criados. Vio en él algo distinto. ¡Vio a Dios en su vida!
¿Lo muestras a Dios con tu vida?
Aquellos con quienes estas diariamente, ¿notan que Dios está contigo?
Tus actitudes, conversaciones y decisiones, ¿marcan la diferencia?

MUJERES… MUJERES…
Todo iba tan bien para José, hasta que la esposa de Potifar se puso cargosa.
¿Qué propuesta le hace a José y cómo reacciona él? (vs.7-9).
José dejó bien en claro su posición: “No voy a tener sexo contigo porque si lo hago pecaría contra Dios”.
¡Así se responde! ¡Así se enfrenta la presión! No le des tantas vueltas.
Si estás comprometido con Jesús, tu compromiso vale más que cualquier otra cosa ¡aunque la misma Pamela Anderson te invite a su cama!

Pero la señora está muuuuy caliente, le gustan los muchachos jóvenes y fuertes, ¿y qué hace? (vs.10-11).
¡La loca quiso abusar de él! Esto no es muy común. Es muy raro que escuchemos hablar de mujeres que abusan o intentan abusar a un hombre. Generalmente sucede al revés, pero exactamente eso fue lo que le sucedió a José: se lo quisieron violar.

¿Cómo reacciona José? ¿Qué hace? (vs.12)
Hoy dirían que eres un marica por huir de una mujer que te está proponiendo sexo. No se trata de ser marica ni cobarde, se trata de integridad delante de Dios. Judá, el hermano de José, se la hubiera transado ahí nomas porque no era íntegro y así le fue (Día 48), pero José tiene muy clara la presencia de Dios en su vida y está dispuesto a perderlo todo con tal de no perderlo a Dios.

TE QUEBRARÉ PARA FORMARTE 2
¿Cuál es la cuarta gran humillación que experimenta? (vs.13-18)
Como la loca no pudo violarlo, armó una escena bien histérica delante de su esposo. Y el tipo, que no estaba nunca en la casa, le creyó todo.

¿Cuál es la quinta gran humillación que sufre en carne propia? (vs.19-20)
¡Esto es muy injusto!
Ok. Pero no nos quedemos con las injusticias del momento. Veamos más allá, porque Dios continua trabajando intensamente en su vida, especialmente en el área del orgullo. Ser echado en la cárcel sin haber hecho nada malo, además de una gran injusticia, es una tremenda humillación. Y aunque te parezca increíble, Dios utiliza todo tipo de situaciones para enseñarnos a tener actitudes humildes. Pero nunca nos deja solos.
Aclaremos un punto. Dios no mandó a la esposa de Potifar para que intente abusar de José y humillarlo. ¡NO! Dios no manda gente a lastimarnos. Ella lo hizo de su propia lujuria, pero a esa situación completamente negativa para José, Dios la usó para trabajar en su carácter. Así como usa todas las situaciones y circunstancias de nuestras vidas para corregir, sanar y cambiar nuestro carácter, para hacernos mejor de lo que somos.

ESTÁ LINDA LA CÁRCEL
Pero, ¿qué sucede con José… ¡aún adentro de la cárcel!? (vs.21-23).
Esto es fantástico. El favor fuera de lo común de Dios está sobre José aún en la cárcel. Mira lo siguiente:
1. El Señor estaba con José. Nada ni nadie podía tocarlo. Aún en la inmunda cárcel, José estaba 100% protegido.

2. Dios obró para que José le cayera bien al jefe de la cárcel. Esta “conexión de oro” lo beneficiaría durante los años que pasaría en el sucio calabozo.

3. En la cárcel todo fue puesto bajo el liderazgo de José. Todos reconocían su autoridad y servicio. Él marcó la diferencia.

4. El Señor lo prosperaba. “¡¿Cómo lo prosperaba, si estaba encerrado en una inmunda cárcel?!”. Porque “prosperidad” es mucho más que dinero. El dinero es parte de la prosperidad de Dios, pero no es la única señal de prosperidad. Dios quiere que seamos prósperos en TODAS las cosas.

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis Edición Extendida”

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS “Desafíos PJA: Génesis Edición Extendida”. Haz CLICK AQUÍ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner