Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – CONTINÚA LA CONQUISTA 4

Devocional - CONTINÚA LA CONQUISTA 4

Pasaje Clave: Josué 11

¡ARRASANDO CON TODO A SU PASO! LA CAMPAÑA DEL NORTE
Josué ya había conquistado las principales ciudades del centro de Canaán (Jericó, Hai y Gabaón) y también había arrasado con las principales ciudades del sur de Canaán (Maceda, Libna, Laquis, Gezer, Eglón, Hebrón, Debir). Una extraordinaria y fulminate conquista, aunque no del 100% porque las ciudades costeras (tierra de filisteos) quedaron sin ser “tocadas”. Aún así, Israel ya poseía la mayoría del territorio centro y sur de Canaán. Ahora había que avanzar hacia el norte.

¿Qué reyes del norte se unen para pelear contra Josué e Israel? (vs.1-3)
¿Y cuántos eran todos estos tipos? (vs.4-5)
¡Wow! ¿Leíste bien? “Como la arena del mar en multitud con muchísimos caballos y carros de guerra”. ¡Wow! ¡Complicado! ¡Muuuyyyy complicado!
(Para entenderlo mejor mira el Mapa de la Página 64).
Veamos:
Jabín (su nombre significa “inteligente”), rey de Hazor (una de las ciudades cananeas más importantes del norte), convocó a los reyes de la región,  a los reyes del territorio montañoso del Norte, a los reyes de la llanura al sur del mar Cineret (se refiere al lago de Galilea) y también a los “restos” de los ejércitos derrotados del Sur: cananeos, amorreos, heteos, etc.
Semejante multitud de soldados se habían reunido con un solo objetivo en mente: frenar el avance de Josué y expulsarlo definitivamente de sus territorios, además de vengarse, aplastarlo, humillarlo y darle para que tenga por cada una de las ciudades que había arrasado y destruido.
En síntesis: ¡A Josué se lo querían comer crudo! Para ellos, él era el “enemigo público Nº 1”, era el tipo más odiado de todos.

Cada vez que te involucres con Dios, para servirlo y extender su Reino, serás el más odiado y la más odiada de todos y todas por Satanás y sus inmundos demonios.
Cada amigo o amiga que ganes para Cristo será una poderosa conquista que obtengas. El infierno te odiará a muerte.
Cada Hora Feliz, célula o red de niños que metas en un barrio será terreno conquistado y ganado para Dios. Te odiarán aún más.
Cada vez que hables en contra del aborto, de los matrimonios gays, de la pornografía, del sexo antes del matrimonio, de la legalización de las drogas y muchos otros temas “calientes”, te mirarán como al “bicho raro”, te verán como una amenaza y desatarás todo el odio del infierno en tu contra.
Cada vez que dejes un pecado o a un hábito negativo en tu vida (una gran conquista) y elijas vivir en mayor santidad y búsqueda de Dios, todo el infierno querrá comerte crudo y fastidiarte la vida.

Ante este panorama muy, pero muy complicado, ¿qué palabra recibe Josué de parte de Dios? (vs.6)
¡Esaaaa! Tranquilo/a. Si Dios te da una Palabra, nada puede salir mal. No importa cuántos sean los enemigos, no importa cuántas sean las amenazas, si Dios te lo dijo, Dios lo hace. Solo cree y muévete en lo que Dios te manda.

OBEDEZCO SIN CUESTIONAR 6
Entonces, ¿qué hace Dios? (vs.8)
¿Y qué hace Josué? (vs.9-15)
Lo imposible lo hace Dios, lo posible lo hacemos nosotros. Dios les entrega la tierra, pero ellos pelean y la conquistan. Muchos mueren, muchísimos, pero es parte del precio que están dispuestos a pagar para conquistar y poseer lo que les fue prometido.
Dios te da una Palabra pero es tu responsabilidad esforzarte, trabajar, estudiar, aprobar exámenes, mejorar tu apariencia, cambiar tus actitudes, ¡conquistar! Dios nunca hará lo que tienes que hacer tú, ¡jamás! Dios no alimenta perezosos ni vagos. Dios te da una Palabra que tú tienes que creer y obedecer.
Dios te bendecirá, te acompañará, te fortalecerá, te dará inteligencia, te hará caer en gracia delante de las personas, te abrirá las puertas cerradas y bien difíciles, pero… tú tienes que esforzarte, tú tienes que salir de tu comodidad, tú tienes que moverte, tú tienes que tomar las decisiones, tú tienes que transpirar la camiseta, tú tienes que presentar el mejor proyecto, tú tienes que esforzarte por ser excelente en todo lo que hagas, tú tienes que decidirte a cambiar y a aprender de los errores que hayas cometido. Dios te sorprenderá pero el trabajo lo tienes que hacer tú.

¿Hasta dónde llegó la conquista de Josué? (vs.16-22)
¡Impresionante! Se la pasó peleando pero obtuvo lo que Dios les había prometido. Y de nuevo… ¿cuál fue el secreto de su éxito arrollador? Vuelve a leer los versículos 9, 12, 15 y 22, ahí tienes la respuesta. Piénsalo.

Extracto del libro Desafíos para Jóvenes y Adolescentes: Josué.

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Josué”. Haz CLICK AQUÍ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner