Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – ARREPENTIDOS Y PERDONADOS

Devocional - ARREPENTIDOS Y PERDONADOS

Pasaje Clave: Lucas 13.

NOTICIAS DE ACTUALIDAD
¿De qué hablaban con Jesús las personas del lugar? (vs.1 y 4).
“Galileos asesinados por Pilato”, “18 personas aplastadas por una torre”, “El Barça vs. Real Madrid”. Todos hablaban de esto acontecimientos. Los más extrovertidos se  acercaron para preguntarle a Jesús cuán culpables eran las personas que habían muerto, tal vez con la secreta esperanza de oírle decir alguna palabra imprudente con respecto a los galileos.

Pero ¿qué les responde Jesús? (vs.2-5).
Jesús les aclara que todos somos pecadores. Los que fueron asesinados no murieron por haber sido “más pecadores” que los demás.
Y los que fueron aplastados no murieron por haber sido “más pecadores” que otros. La gente no muere por ser más o menos pecadora.
Todos somos pecadores. Y todos vamos a morir en algún momento (salvo que Jesús venga primero a buscarnos). Esto es inevitable.
Pero es importante que entiendas otras dos verdades: Todos necesitamos arrepentirnos (sin importar cuánto hayamos pecado), y todos podemos ser perdonados.
Somos pecadores y nuestro destino es la muerte, pero si nos arrepentimos seremos perdonados de todos nuestros pecados y nuestro destino será la vida. Este fue el mensaje que Jesús les dio.

¿Te has arrepentido de tus pecados?
¿Ya le pediste a Jesús que te los perdone?
Si aún no lo hiciste, éste es el momento.
Puedes hacer esta oración: “Señor Jesús, reconozco que soy pecador porque pensé, hice, miré y hablé cosas que te desagradan. Sé que diste tu vida en la cruz para perdonarme y que todos mis pecados (pasados, presentes y futuros) fueron cargados por ti en la cruz. Te pido perdón por ellos (nómbralos específicamente). Lávame con tu sangre preciosa y ven a vivir a mi vida. Te recibo como el Señor de mi vida y me entrego a ti”.

¿Qué parábola les cuenta Jesús en relación al arrepentimiento?  (vs.6-9).
La higuera era estéril y por lo tanto no daba frutos (higos). Pero estéril no servía para nada, sin embargo el viñador le pide a su amo que no la corte. Que le de otra oportunidad para dar frutos.
Hay personas que por su falta de arrepentimiento se vuelven estériles como la higuera. No pueden dar frutos para Dios. Y aunque merecen ser “cortados”, Dios por amor y por paciencia, les da nuevas oportunidades para que se arrepientan y sean salvos.
Dios no manda gente al infierno, por el contrario, él es paciente, quiere nuestra salvación y está dispuesto a perdonarnos. Dios te salva del infierno, del castigo y de la condenación. ¡Y te salva para siempre!

¡DESATADA!
¿Cuál es el problema de la mujer y qué hace Jesús por ella? (vs.10-13).
¡Imagínate! 18 años de sufrimiento, encorvada, viviendo una vida miserable, despreciada y rechazada por todos… excepto por Jesús.
¿Cómo reaccionan los “religiosos”? (vs.14).
¿Y qué les responde Jesús? (vs.15-17).
A ellos no le importaba el problema de la mujer, sólo les importaban sus reglas estrictas y que no fueran desobedecidas por nadie. ¡Legalistas hipócritas! Ellos no amaban, condenaban. No mostraban misericordia, juzgaban. Pero Jesús no condena. Jesús te ama. Y donde otros te atan y esclavizan, Jesús te desata y te libera (vs.16).

Lee las parábolas en “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Mateo” Día 18 y en “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Marcos” Día 7.

UNA PUERTA ANGOSTA
¿Qué le preguntan a Jesús? (vs.22-23).
¿Y él, qué les responde? (vs.24-27).
La salvación tiene una puerta de entrada. Pero es una puerta angosta, estrecha. ¿Por qué? ¿No sería mejor que fuese ancha, bien ancha, para que todos entren sin dificultad?
Lamento decirte que no. Si fuera ancha, cada uno entraría como se le da la gana. Pero es angosta por las condiciones que Dios establece y exige.
Es como si Dios te dijera: “¿Quieres la salvación eterna? Puedes tenerla. Es gratis. Pero hay tres requisitos fundamentales: arrepentimiento, fe y confesión”.
No todos aceptan estos requisitos. No todos quieren arrepentirse, no todos quieren creer, no todos quieren confesar a Jesús como su Señor y Salvador. ¿Y tu, estas dispuesto a hacerlo?

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Lucas”

Por Edgardo Tosoni



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner