Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – 20 AÑOS DESPUÉS…

Devocional - 20 AÑOS DESPUÉS...

Pasaje Clave: 2º Crónicas 8.

¡¿Qué?! ¡¿Cómo “20 años después”?! ¡¿Ya pasaron 20 años desde el capítulo 7 que leí ayer hasta el capítulo 8 que ni siquiera empecé a leer hoy?! Nooooooo… Me estás embromando… ¿Es en serio? ¿20 años? Ok. Te creo. Cómo pasa el tiempo… ¡Y todavía no tengo novia! Buaaahh, buaaahhh, snif, snif… Perdón… Me emocioné…

Está claro que durante 20 años Salomón realizó innumerables actividades y tareas religiosas y gubernamentales, pero ¿cuáles son las dos principales que se destacan y en las que puso su mayor dedicación? (vs.1)
El templo era el centro de la vida espiritual del rey y de todo el pueblo. La casa de Dios, el templo, era el símbolo de la Presencia de Dios porque allí estaba el arca del pacto y sobre aquel lugar Dios había derramado su gloria llenándolo todo. “Edificar la casa de Dios” significa darle prioridad a las cosas de Dios.

Pero, ¿qué significa esto para nosotros? Para ti y para mi, edificar la casa de Dios significa: “primero Dios en TODO”. Pero escúchame clarito esto: Dios no es la iglesia, Dios no es el ministerio, Dios no es un conjunto de actividades religiosas. Dios es Dios. Tu prioridad, por encima de cualquier otra cosa, es vivir en su Presencia, amarlo, creerle, buscarlo, comunicarte con él, obedecerle, adorarlo, agradecerle, pedirle, abrirle tu corazón.

¿Por qué? Porque tú eres casa de Dios, y al relacionarte íntimamente con el Señor edificas tu propia vida, haces crecer su presencia dentro tuyo.
Crece su amor en ti. Crece su gozo en ti. Crece su paz en ti.
Crece su paciencia en ti. Crece su amabilidad en ti. Crece su bondad en ti.
Crece su fe en ti. Crece su humildad en ti. Crece su dominio propio en ti.
Crece su poder en ti. Crece su sabiduría en ti. Crece su revelación en ti.
Crece su santidad en ti.
Crece tu deseo de agradarlo en todo.

Y entonces, como un resultado natural de amar al Señor, querrás participar, involucrarte, servir, colaborar, comprometerte con la iglesia en la que congregas, hacer cosas para Él. Y al hacerlo también estarás ayudando a que la iglesia (la casa de Dios) crezca, avance, se multiplique y alcance los sueños de Dios. Edificarás Su casa.

Lo segundo en lo que Salomón se enfocó fue en edificar “su propia casa”. Y esto también tiene un significado para nosotros.

Edificar tu propia casa es edificar tu intelecto: ¿Estudias? ¿Haz finalizado la secundaria? ¿Has comenzado la universidad o una carrera terciaria? ¿Estás aprobando tus materias? ¿Has hecho algún curso bíblico? ¿Lees la Biblia? ¿La estudias? ¿La memorizas?

Edificar tu propia casa es edificar tus afectos y relaciones: ¿Pasas tiempo con tu familia? ¿Hablas con tus padres? ¿Buscas comunicarte de alguna manera con ellos? (no, para pedirles dinero, no) ¿Oras por sus vidas? ¿Preparas regalos y obsequios para ellos? ¿Compartes tiempo con tus abuelos? ¿Los cuidas, los atiendes? ¿Eres agradecido con ellos? ¿Los perdonas? ¿Te relacionas con tus hermanos? ¿Hablas con ellos? ¿Los ayudas en lo que no pueden por sí mismos? ¿Respetas a tu novia/o? ¿Cuidas de ella/él? ¿Con qué acciones y conductas prácticas (por más pequeñas que sean) les demuestras a todos ellos que los amas?

Edificar tu propia casa es edificar tu economía: Si no estudias, ¿trabajas? ¿O haces ambas cosas? ¿Ahorras? ¿Inviertes tu dinero para ganar más dinero? ¿Diezmas y ofrendas? ¿Ayudas al necesitado? (sin dejar que se abuse de tu generosidad) ¿Ayudas a tus padres? ¿Eres puntual en tu trabajo? ¿Eres responsable? ¿Eres honesto? ¿Eres cumplidor? ¿Tienes un plan para hacer crecer tu propio negocio? ¿Devuelves lo que te prestan?

Tienes bastante para pensar. Sigamos!!
Después de haber edificado la casa de Dios y su propia casa, ¿a qué otro tipo de actividades se dedica Salomón? (vs.2-6).
¿Qué actitud tuvo con los pueblos que no pertenecían a Israel? (vs.7-8).
¿Pero cuál fue su actitud con su propio pueblo? (vs.9-10).
¿A dónde lleva a vivir a su esposa egipcia y por qué? (vs.11).
Salomón también se dedicó a organizar las actividades religiosas y espirituales distribuyendo a los sacerdotes y a los levitas, los turnos en los que debían ministrar y las tareas que debían realizar de acuerdo a lo que su padre David había establecido de antemano (vs.12-16), sin descuidar las actividades económicas y financieras (vs.17-18).

Lee más sobre el reinado de Salomón en “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: 1º Reyes”.

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: 2º Crónicas”

Por Edgardo Tosoni

DESCÁRGATE GRATIS!!!!! Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: 2º CRÓNICAS, haciendo CLICK AQUÍ

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner