Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – QUIÉN ERES?

Devocional - QUIÉN ERES?

La respuesta a esa pregunta determinará tu vida y tu futuro más que cualquier otra cosa.

He descubierto algo muy interesante acerca de la forma en que las personas viven sus vidas. No tiene nada que ver con su profesión, estatus social, cultura o educación. Lo que una persona cree sobre si misma ES lo que determina la forma en que ve la vida y la manera en que la vive.  ES lo que determina sus sueños o falta de etc.

1. Israel.

Números 13:32-33. “Y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos”. Mientras estuvieron en Egipto fueron marcados por sus experiencias. Ellos estaban limitados por lo que pensaban de ellos mismos.

¿Qué es un tatuaje? Es una marca en el exterior de una persona. Quiero decirte que los tatuajes interiores son mucho más importantes que un tatuaje que alguien pone en su exterior. Hay personas que han sido tatuados en su interior y esos “tatuajes” interiores  NO le dejan obedecer a Dios, adorar a Dios, amar a Dios, etc.

2. David.

Salmos 51:5. “He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre”.

David fue un joven que había sido marcado por varias cosas: su familia, sus experiencias, aun las injusticias. David se había identificado con esas cosas, y como resultado, la identidad de David había sido distorsionada y su vida lo reflejaba… “Siguiendo al rebaño…” David pensaba que era un perdedor, destinado a vivir en pequeño. Eso era su identidad y así vivía…

Nuestra Identidad  es lo que uno ‘piensa’ y ‘cree’ acerca de sí mismo. Proverbios 23:7 dice: “Porque cuál es su pensamiento en su corazón, tal es él”. No es lo de Dios piensa o sabe de ti que determina tu futuro sino lo que tú piensas de ti mismo. Si dependiera de Dios, woooww, qué vida tendríamos (Jer.29:11)

¿Qué le pasó a David? ¿Qué fue lo que produjo el cambio en él? David tuvo un encuentro (duradero) con Dios. Y Dios le habló a David acerca de quién era él.

1º Crónicas 17:7, 16-17. David aceptó “como verdad” lo que Dios le dijo sobre él   mismo. Y como resultado, la identidad de David cambió. David fue de seguir al rebaño a:

  •  Pelear con leones y osos por su rebaño.
  •  Enfrentar y matar a Goliat
  •  Ser un príncipe en Irreal

Ni los fracasos, ni las heridas, ni las experiencias, ni la raza, ni color, ni sexo tienen el derecho de decirte quien eres.¡Solo Dios tiene el derecho de decirte quien eres puesto que Él te hizo! Dios nunca señala la condición presente del hombre.  Él no dice: “Tú, bueno para nada, pecador, no vales la pena…”. NO. Dios habla a cada persona basado en lo que Él sabe sobre la persona. Dios formó a la persona; y Él sabe lo que ha puesto adentro de cada persona (Salmos 139:13-17).

3. Gedeón. (Jueces 6 al 8).

Vs.15. Lo que Gedeón creía.

Vs.12-14. Lo que Dios sabía.

Gedeón aceptó lo que Dios le dijo y se convirtió en el campeón que realmente era.

4. Saúl. (1º Samuel 9).

Vs.21. Lo que Saúl creía.

9:2, 10:6, 9. Lo que Dios sabía.

Bien parecido, alto, dotado espiritualmente, y de un corazón tras Dios. Sin embargo, Saúl no aceptó lo que Dios decía sobre él, aunque él se convirtió en rey, él:

  • Se escondió de otros.
  • Desobedeció a Dios, buscando la aprobación del hombre.
  • Intento matar a su propio hijo, sólo para tener la razón.
  • Desobedeció a Dios porque temía al hombre.
  • Buscaba la alabanza del hombre.
  • Nunca creyó en otros.
  • Vivió su vida sin cumplir su propósito, siendo un cobarde, celoso y asesino.

Él rechazo la verdad sobre sí mismo y vivió en pequeño.

5. Conclusión.

Hay muchas personas a quienes les gustaría empezar de nuevo en la vida. Bueno, tu puedes hacerlo a través de descubrir tu verdadera identidad. Pero el único que puede ayudarte a descubrirlo es aquel que te hizo, DIOS.

Si tú dijeras hoy que necesitas conocerlo, conocer aquel que te hizo,  aquel que puede decir sobre tí mismo, aquel que puede guiarte a un gran futuro. Entonces tú necesitas conocer a Jesús.

O si tú te das cuenta que tu verdadera identidad está distorsionada, has recibido a Jesús pero estás lejos de él, has perdido tu propósito, tu enfoque… entonces tú necesitas regresar a Jesús.

Por Anónimo

(Lamentablemente desconozco quién es el autor)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner